Nino Versace

10 trucos para añadir humor a tus formaciones

10 trucos para añadir humor a las formaciones

10 trucos para añadir humor a las formaciones

Thomas Edison dijo una vez que nunca había trabajado un día en su vida. ¡Todo fue divertido! Agregar humor a tus actividades educativas y de formación puede aportar diversión que tus participantes (y tu mismo) agradecerán. Aquí te enseño 10 trucos para añadir humor a las formaciones.

La gente debería amar tanto su trabajo como quien se levanta y va a jugar todos los días. El aprendizaje debería ser así, y las personas parecen aprender más cuando se lo están pasando bien. Este artículo ofrece algunas ideas sobre cómo agregar humor y diversión a tu sesión de formación y cómo sentir que todos han venido a jugar ese día.

Ríete y aprende

Cuando quitas el humor y la alegría en la educación y la formación tradicionales, también se pierden otros rasgos. La creatividad, la imaginación y la inventiva tienen dificultades para sobrevivir en un entorno sin alegría.


CONSEJO: use humor que coincida con tu estilo. Lo que funciona con tu comediante favorito o incluso con otro formador (muchas charlas de TED nos enseñan esto) puede no funcionar para ti. Relaciona el humor con algo que los participantes sepan. Es difícil encontrar humor en algo que debe explicarse.


Concéntrate en historias divertidas en lugar de bromas

Las historias generalmente encajan en el flujo de eventos y tienen un propósito en la formación porque generalmente se usan para hacer el punto de la situación (contexto). Por lo tanto, incluso si a tus participantes no les parece graciosa la historia, han identificado el contexto (donde estámos) y no han perdido el tiempo. A menos que el facilitador sea muy hábil, los chistes, por otro lado, tienden a interrumpir el flujo de la formación. Además de eso, si bombardeas con bromas, es posible que hayas perdido el valioso tiempo de tus participantes (por no hablar de que puedas que con algunos chistes hieras la sensibilidad de algún participante).

Relaciona el humor con la formación

Olvídate de agregar humor extraño, como una broma irrelevante al principio. El mejor humor ocurre como resultado de lo que ocurre naturalmente en el aula. Los facilitadores pueden tener comentarios divertidos listos para usar que funcionan cuando una determinada situación aparece en un aula. Los facilitadores también pueden relacionar el humor con el contenido de la sesión o con los procesos utilizados para impartir la formación. Prepárate para reírte de ti mismo.

Sigue el ejemplo de los buenos comediantes y pinta una imagen para los participantes utilizando descripciones concretas del mundo real que les ayude a ver y escuchar el humor. Mantenlo simple. Shakespeare dijo: “La brevedad es el alma del ingenio”.

Cualquier humor que uses, asegúrate de practicar. Asegúrate de practicar tu ofensiva, añadiendo una pausa justo antes.

Comienza con un tono divertido

Crea un ambiente relajado pero interesado, curioso, desde el principio. Cada sesión debe comenzar con una nota alta para preparar el escenario para el resto de la sesión. Sé positivo. Trata de enviar el mensaje de que esto será divertido. Tus comentarios iniciales pueden tener algo de humor, quizás sobre el tema. Arranca con datos o una simple frase de alto impacto.

Toma un marcador rojo y escribe la palabra DIVERSIÓN, indicando: “Sobre todo, diviértete”. Esto lleva a casa el mensaje de humor alentador y la idea de que aprender debe ser divertido.

Agregar humor al comienzo de una sesión formativa logra lo siguiente:

  • Alivia cualquier nerviosismo que los participantes puedan sentir (cuantas veces asistimos a eventos sin acompañantes y nos encontramos incómodos hasta que el/la formador no nos llama la atención y nos olvidamos de todo)
  • Establece el entorno para el resto de la sesión
  • Llama la atención de los participantes
  • Crea un modelo según el cual, aunque la sesión es seria, el formador no necesariamente debe creer en ser triste

¡Estoy perdido!

  • Usa el humor para desactivar situaciones inesperadas. Aquí hay algunos ejemplos que puedes probar.
    Si pierdes el hilo o te detienes demasiado tiempo, puedes decir: “Solo quería esperar un momento en caso de que alguno de ustedes haya perdido el hilo”. El favorito de Steve Martin para esta situación, “¿Dónde estaba? ¡Oh si! ¡Estaba aquí!” (Da un paso al costado.) O, “¡Estoy pasando por una pausa mental!”
  • Cuando distorsionas un argumento, puedes decir: “Más tarde, pasaré una traducción impresa de ese argumento”.
  • Si cuentas un chiste y fracasas, podrías decir: “¡Bien, ahora volveré a mi escritorio (Wisconsin, oficina en la casa o donde llames “hogar”)!”
  • Si estás utilizando un micrófono y se apaga, puedes decir: “Evidentemente, alguien ha escuchado esta presentación antes”.
  • Si la gente habla durante tu presentación, puedes decir: “Siéntanse libres de hablar entre ustedes”. O “veo que estáis comenzando a dividiros en pequeños grupos de discusión delante de mí”.
  • Si alguien señala una palabra mal escrita, podría decir: “¡Mark Twain dijo una vez que nunca respetó a alguien que no podía deletrear una palabra de varias maneras!” Otra respuesta cuando se le informa que ha escrito mal una palabra es mirar alrededor como si le faltara algo y luego decir: “¿Alguien sabe dónde está el corrector ortográfico de uno de estos?”
  • Si necesitas escribir una palabra en un cartel o pizarra que no sabes escribir bien (imaginate si debes escribir en inglés), escribe de 10 a 12 letras arbitrarias en una esquina vacía de la pizarra, por ejemplo, Q, B, R, J, Z, D, N, A y di: “No soy el mejor escritor del mundo, así que si notas que me he olvidado una letra en algún lugar, simplemente tómala de este grupo de letras y colócala donde corresponda en la palabra”.
  • Si te das cuenta de que estás dando instrucciones incorrectas, di: “¿Todos entienden? Bueno. Ahora olvídelo. Esa fue solo una prueba para ver si podéis seguirme. Ahora os daré las instrucciones correctas.
  • Si un participante responde una pregunta incorrectamente, podrías decir: “¡Respuesta correcta, pregunta incorrecta!” (Ten cuidado con esto.)
  • Si las luces se apagan, puedes decir: “¿Por qué tengo la sensación de que cuando las luces se vuelvan a encender, estaré solo?” o “¡Pensaste que estabas viviendo en la oscuridad antes de esta sesión!”

El humor puede convertir una situación incómoda en una experiencia agradable. Los participantes se ríen. La risa los hace sentir bien y alivia la tensión de una situación difícil para el facilitador.

Haz que los asistentes participen activamente. 10 trucos para añadir humor a las formaciones

No sientas que necesitas ser el responsable de todas las risas. Haz que los participantes participen en el acto para que todos se diviertan. Existen muchos juegos estimulantes donde todos se están riendo al final. Las carreras de relevos pueden tener ese efecto en los participantes. “EL NUDO” es una dinámica en la que los participantes se encuentran muy cerca unos de otros. Todos agarran la mano de los demás sin ningún orden en particular hasta formar un nudo. Los siguientes participantes comienzan a desenredarse.

Un juego que hace reír a todos se llama “¿Te duchaste hoy?” Coloca una silla para cada participante en un círculo. Haz que todos los participantes se sientan en las sillas. Comienza a dar instrucciones para que los participantes cambien de silla. Esta actividad ayuda a los participantes a conocerse mejor y los hace reír porque a veces cuatro de cinco personas pueden estar tratando de sentarse en la misma silla.

  • Si te duchaste hoy, muévete 3 sillas a la izquierda.
  • Si lees un periódico regularmente, muévete 2 sillas a la derecha.
  • Si viajaste al extranjero el año pasado, muévete 1 silla a la derecha.
  • Si te gusta el chocolate, muévete 2 sillas a la izquierda.
  • Si tienes una mascota, muévete 3 sillas a la derecha.
  • Si te gusta la nieve y el clima invernal, muévete 1 silla a la derecha.
  • Si eres un/a cocinera/o gourmet, muévete 2 sillas a la izquierda.
  • Si te gusta pintar, muévete 3 sillas a la izquierda.
  • Si practicas algún deporte, muévete 1 silla hacia la derecha.
  • Si participas en un deporte que no requiere una pelota, muévete 1 silla hacia la izquierda.
  • Si te gusta la comida mexicana, muévete 5 sillas a la izquierda.
  • . . . agrega tus propias ideas.

Cuando los participantes digan algo gracioso, asegúrate de que todo el grupo lo haya escuchado para que todos se sientan parte del humor.

Humor práctico. 10 trucos para añadir humor a las formaciones

A veces los/las formadores organizan energyzers y dinámicas que no están relacionadas con el contenido del curso. Puedes hacer esto, pero con el tiempo piensa en formas de energizar a los participantes y que sea útil, relacionado las dinámicas con el tipo de formación/presentación. El humor puede ser práctico, como cuando se forman grupos pequeños o se designa un líder para un grupo pequeño. Aquí hay dos sugerencias para designar un líder. En ambas se ríe.

  • El primero es pedirle a alguien que sea voluntario de cada grupo. Dile que no puedes decir para qué se ofrecen como voluntarios hasta después de aceptar ser voluntarios. Esto siempre crea risas en la persona que indiques y en los demás. Después de que hayan aceptado (siempre aceptan), diles que pueden seleccionar al líder para el grupo. Eso generalmente hace reír mucho a los grupos.
  • El segundo método es hacer que cada grupo pequeño se disponga como a formar un círculo. Pide a todos los participantes que señalen con el dedo índice hacia el techo y piensen a quién pueden seleccionar como líder de su grupo. Luego dígales que a la de tres, todos deben señalar a la persona por la que votan. Cada grupo cuenta el número de “votos” que recibió cada persona. La persona con más votos es el líder.

CONSEJO: Agrega humor cuando creas pequeños grupos. Una forma de hacerlo es colocar mesas alrededor del aula con post-it o tarjetas con frases divertidas. Se les pide a los participantes que se paren al lado de la tarjeta que describe algo que hacen. Ejemplos de frases son:

  • He comido un lote entero de galletas
  • Me he vuelto flaco
  • Exprimo la pasta de dientes desde el medio

No seas original

No es necesario que todo tu humor sea original. De hecho, puede ser mejor si alguien más lo ha probado antes que tu. Muchos libros están disponibles para encontrar anécdotas o historias para expresar su punto de vista, como el Tesoro de ingenio y humor para todas las ocasiones de Braude (Prentice Hall, 1991). Y, por supuesto, estate atento a los dibujos animados y chistes que se ajustan al contenido de tu formación.

Las tiras cómicas del domingo a menudo están más cerca de la vida real de lo que puedas imaginar. Si es un concepto simple, puedes describir la caricatura sin la imagen. Saca chistes, dibujos animados y publicidad de revistas y organiza una carpeta de contenidos para usarlos cuando los necesites. Únete a una lista diaria de bromas en Internet.

Puedes obtener ideas leyendo o escuchando comediantes actuales y clásicos. Varios de los cómicos clásicos incluyen a Mae West, Groucho Marx, Henny Youngman, Jack Benny y W.C. Fields, quien dijo: “La comedia es un negocio serio. Un negocio serio con un solo propósito: hacer reír a la gente “.

Hacer referencia a algo que la mayoría de los participantes se llevará consigo hasta después de la formación, usando algo de humor. Por ejemplo, a veces los anuncios de televisión usan palabras clave que puedes usar. Es posible que no necesites decir nada más que referirte al anuncio, como “¿Recuerdas el anuncio de X Company donde estaban criando gatos?” También puedes hacer referencia a frases de películas famosas que resaltan y añaden humor. Puedes decir la película, el nombre del actor y la frase clave para reírte.


CONSEJO: Recuerda quién es tu públoco. No hagas referencia a una película que tenga más de 30 años si la mayoría de los participantes tiene entre 20 y 30 años. En ese caso, quizás sea hora que te actualices y uses su lenguaje basado en peliculas mas recientes y hechas para ellos.


Accesorios y juegos de palabras divertidos. 10 trucos para añadir humor a las formaciones

A veces, un accesorio puede representar un concepto clave dentro de tu sesión de formación, incluso suscitar interés y curiosidad. Yo una vez me traje un conejo peluche que dejé encime de la mesa durante los 60 minutos de formación. Este conejo era una valvula de escape para algunos, que estuvieron todo el tiempo preguntandose que diablo tenía pensado hacer con el. De hecho, al momento de pedir si había preguntas, la primera fue “¿Porqué el conejo?” . Mi respuesta siempre es sencilla. Digo que he estado probando el truco de sacar un conejo de un sombrero de una chistera y que he hecho desaparecer la chistera y me quedé con el conejo. Puedes utilizar este truco cuando no te sientes seguro de la charla, de este modo la presión se la lleva el pobre conejo.

Otro ejemplo, puedes usar una linterna para enseñar habilidades de creatividad en una variedad de formas para agregar diversión a la sesión. Dirigete al hecho de que su “creatividad puede estar en la oscuridad”, pero hay formas de “encender su chispa”. Desafíelos a “aprovechar su energía creativa” y declarar que hay un “rayo de esperanza”. Dígales que la sesión “iluminará” su creatividad natural. Tienes la idea.

Observa el uso de juegos de palabras. No puedes simplemente agregar accesorios sin hacer hincapié en un tema específico. Si usas un pollo de goma para señalar el contenido en la pizarra, no tienes ningún propósito, excepto hacer reír a la gente. Y puede ser exitoso. Algunas personas pueden reírse. Pero muchos no lo harán. Hay muchas otras formas de hacer reír a las personas relacionando los chistes con el contenido de la formación.


RECUERDA: Se pueden usar accesorios para revisar el contenido y aumentar la energía. Muchos formadores hacen que los participantes formen un círculo y arrojen una pelota de tenis o una pelota koosh mientras revisan el material. Además de relacionarse con el contenido, puedes usar accesorios como premios durante la sesión después de los juegos o actividades o recompensas cuando alguien se ofrece como voluntario para ser un líder u observador o para desempeñar otro papel que va más allá de las expectativas.


Otros accesorios que harán sonreír a las personas pueden estar relacionados con las próximas vacaciones. Las bengalas para las Fallas o los corazones para el día de San Valentín, o llevarte material de playa porque empieza el verano, harán sonreír a la gente sin que digas nada. Puedes ir más allá de las fiestas tradicionales utilizando accesorios relacionados con días festivos locales, regionales, etc.

Otro accesorio lógico es cualquier cosa que tenga una carita sonriente amarilla. Las caras sonrientes son comunes, por lo que los elementos que las muestran son fáciles de ubicar. Y a menudo hacen sonreír a la gente. Independientemente de lo que uses, intenta vincularlo con el tema, el área o su audiencia. Usa juegos de palabras para estirar un poco el significado.

Yo por ejemplo, uso un papel horizontal con la escrita “APLAUSO” que suelo sacar de mi americana en aquellas situaciones donde veo que el público anda un poco perdido o no haya entendido el sentido de la frase.

Consejos para hacer que tu formación sea una bomba

¿Cuántos facilitadores se necesitan para hacer una formación espectacular? Solo uno. Pero una vez es suficiente. Contar un chiste es fácil. Hacer reír a la gente es un trabajo duro. Los comediantes profesionales hacen que parezca tan simple. Pero la verdad es que pocos han improvisado una línea en su vida. Practican y se preparan, al igual que los grandes facilitadores. Si vas a contar un chiste, presta atención a las siguientes diez cosas que pueden salir mal. Si quieres que tus participantes se rían, ¡no los hagas!

  • Anuncia que vas a contar un chiste.
  • Confía mucho en tus habilidades naturales y tu habilidad para improvisar.
  • Asegúrate de que el chiste no tenga nada que ver con el contenido.
  • Insultar a alguien, o mejor aún, a todos.
  • Usa una broma sexista, étnica, política, racista o religiosa.
  • Extiende la broma, haciendo que se alargue.
  • Distorsiona el foco de la formación acabando en otro argumento
  • No investigues a tu audiencia.
  • Ríete a través de la broma.
  • Si tu chiste es una bomba, asegúrate de tratar de explicar la mission.
  • Están aqui quí solo para reirse y pasar un buen rato después de escuchar tus chistes

¡Pero, yo no soy gracioso! 10 trucos para añadir humor a las formaciones

No te tomes demasiado en serio. Debes poder reírte de ti mismo para ser visto como alguien que tiene sentido del humor. ¿Arruinarse delante de la clase? Haz un chiste y escríbelo como una oportunidad para agregar humor a la sesión.

Centrate en los participantes. Cuando te preocupas más por los participantes y la experiencia que estás creando para ellos que por ti mismo, te liberas de una gran responsabilidad. No necesitas ser perfecto, de lo contrario las cosas saldrán mal en tu sesión. Los participantes no se comportarán de la manera que quieres que lo hagan; la sala no estará configurada como quieres que fuera. No hay mucho que puedas hacer sobre cualquier cosa que salga mal, pero puede divertirse mientras soluciona el problema. Encuentra humor en lo impredecible.

Identifica el humor que es natural para ti. Si no sabes pronunciar bien la frase, haz una broma al respecto. Si eres bajo, haz una broma al respecto. Si estás en una edad avanzada, haz una broma al respecto. Si no eres un genio de la informatica, haz una broma al respecto. ¿Qué tienes de gracioso?


RECUERDA: Los alumnos están desesperados por tener clases mas divertidas, algo que es prácticamente ausente en el entorno de aprendizaje. La mayoría de los alumnos son muy indulgentes y apreciarán cualquier intento de humor. Los participantes a menudo entran a una sesión formativa esperando una experiencia aburrida. Si puedes sorprenderlos eliminando la mayor parte del aburrimiento, serás una estrella. Recuerda, no tiene que ser realmente divertido, solo diviértete.


Actitudes austeras

Todos los que entren en tu sesión formativa no estarán interesados en escuchar chistes. Algunos traerán actitudes que son barreras para pasar un buen rato:

  • La formación es un asunto serio, al igual que el trabajo.
  • El humor es una pérdida de tiempo.
  • Los empleados que se divierten en el trabajo no son productivos.
  • No podemos lograr nuestros objetivos con toda esta risa estridente.

¿Qué puedes hacer para tratar de cambiar estas actitudes?

Bueno, nada nuevo: generar confianza, fomentar la participación, respetar las opiniones de los demás y garantizar que los participantes se responsabilicen de su propio aprendizaje. Cuando se usa el humor, debe fluir naturalmente. El humor debe apoyar, no reemplazar, los objetivos de aprendizaje. Siempre ten alternativas a las actividades humorísticas disponibles si el humor no es el adecuado para un grupo particular de participantes.

Si te ha gustado el artículo sobre los 10 trucos para añadir humor a tus formaciones, te recomiendo leer más artículos sobre formación en la sección especifica del blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de autor! Si quieres compartir los artículos puedes solicitarlo al propietario de la web escribiendo a info@ninoversace.com
A %d blogueros les gusta esto: