Coderdojo, la revolución digital de los jóvenes

En el pasado mes de octubre en Kilkenny, Irlanda se ha llevado a cabo la octava edición de la DojoCon, una conferencia anual del movimiento CoderDojo, que nació propio en irlanda en 2011 y se ha rápidamente expandido en todo el mundo, con mas de 2.000 grupos activos en 93 Países del mundo y una buena presencia también en España.

Hoy os quiero hablar de este movimiento que reúne miles de jóvenes y menos jóvenes en una época en la que parece que, al contrario, la sociedad se está convirtiendo en individualista.

CoderDojo utiliza la metáfora de las artes marciales, donde el dojo es el gimnasio, para acercar los jóvenes a la “nueva arte marcial” de la codificación y, mas en general, al uso de tecnologías a soporte de la creatividad y la expresión artística: en concreto, dos de las ocho competencias clave europeas en una sola actividad!

Cada dojo desarrolla a nivel local actividades y seminarios, con acceso rigurosamente gratuito, donde los voluntarios ayudan a los usuarios a utilizar tecnologías para desarrollar sus proyectos, desde la creación de video juegos hasta la construcción de robot.

CoderDojo es una idea del empresario Bill Liao, que en 2011 había comenzado con un grupo de chicos una nueva aventura, al principio como un intercambio de ideas y consultas sobre como mejorar las prestaciones de los iPod, utilizando las modificaciones de software interno realizadas por el entonces hacker menor de edad James Whelton. CoderDojo ahora es una estructura mas sólida que basa su actividad en la educación no formal. El interés alrededor de esta iniciativa con la llegada de miles de jóvenes a Kilkenny desde cada rincón del mundo, ha llevado los organizadores a definir mejor el reglamento de actuación para ser miembro de CoderDojo y a la creación, en 2013, de CoderDojo Foundation, una entidad sin ánimo de lucro con el objetivo de hacer difusión de los resultados y las metodologías de trabajo en el mundo.

La unión entre Bill Liao y el hacker James Whelton y otros voluntarios ha sido la clave del éxito de este nuevo movimiento internacional, al punto que ahora atrae patrocinadores de carácter internacional. De hecho, al tener muchas marcas internacionales su sede europea en Irlanda, las relaciones suelen ser mas frecuentes así como las ayudas en forma de donativos y material.

CoderDojo se basa en la ayuda voluntaria de mas de 12.000 personas de todo el mundo: esto representa sin duda el mejor recurso a disposición del movimiento!

Poder ver un tal número de personas que donan su tiempo y sus conocimientos en favor de la colectividad representa sin duda un dato a tener en cuenta: la fundación cuida de sus usuarios, ofreciendo ayuda y soporte técnico en forma de cursos online y guías sobre como crear un dojo a nivel local, como gestionar y como llegar a los jóvenes. 

Esta metodología se basa en principios que quienes trabajamos en ámbito de Erasmus+ conocemos muy bien y podemos sin duda utilizar este ejemplo como buena práctica para reproducir movimientos similares. De hecho, CoderDojo promueve el aprendizaje con un enfoque específico en el participante, eliminando cualquier tipo de clase frontal y ofreciendo contenidos para las diferentes necesidades de los usuarios (comprensibles). En los encuentros Dojo, los participantes pueden colaborar intercambiando conocimientos, todo basado en frases de efecto como “antes de preguntarme a mi, pregunta a otros 3”. Los voluntarios suelen ser programadores o técnicos, pero también simples aficionados deseosos de compartir sus conocimientos de forma gratuita, o también padres con curiosidad por saber mas sobre la tecnología que tan bien controlan sus hijos y de simples usuarios se convierten en helpers.

La fundación especifica que para poder gestionar o crear un dojo no es necesario tener competencias informáticas, sino mas bien capacidad de escuchar y de interáctuar con los participantes de forma no escolar y respetuoso de sus intereses. Si en el grupo de gestión no estuviera ningún perfil “técnico”, las fichas y el material que la fundación dona (así como todos los documentos cedidos gratuitamente por la comunidad mundial CoderDojo) suelen ser suficientes para empezar a proponer actividades divertidas y que puedan atraer la atención de los curiosos.

Estamos sin duda frente a un modelo ejemplar e innovador de gestión y compromiso de los voluntarios, que puede ser de estímulo para la creación de nuevas actividades educativas así como metodologías y herramientas no formales.

En la última edición de Dojocon de Kilkenny, los fundadores han hablado del fomento de la inclusión en las actividades y de la superación del GAP digital que mantiene aún lejos a sectores de la sociedad (mujeres, personas con dificultades económicas, etc.).

Entre los propósitos para el 2019, crear nuevos eventos internacionales dirigidos no solo a los voluntarios sino también a los jóvenes participantes para poder aumentar aún mas el efecto multiplicador.

La red CoderDojo España está creciendo poco a poco para intentar llegar a todo el territorio nacional y por supuesto no puedo no invitaros a sumarse a esta iniciativa muy bonita donde compartir es vivir!

Deja un comentario