Hola 👋,

Estas semanas están siendo bastante complicadas ya que el COVID parece que está afectando cada vez más a las más pequeñas y así los entrenos son com grupos más pequeños y se aplazan muchos partidos. Por ello no hay que perder la motivación, al contrario, puedes aprovechar para actualizar algún contenido, centrarte en un objetivo concreto e incluso programar a medio plazo (final de temporada, con posibles playoff y torneos nacionales a afrontar, partidos únicos o decisivos sobre los cuales hay que entrenar de forma diferente a lo normal).

Hoy quiero compartir unas líneas contigo sobre el entrenamiento del voleibol en las más pequeñas, algo realmente estimulante pero al mismo tiempo muy difícil, ya que de ti dependerá si esa niña o la otra se quedarán a jugar a voleibol porque quieren o si lo harán porque le obligan.

ENTUSIASMO

TENERLO, MANTENERLO, CULTIVARLO

Es algo sobre lo cual no prestamos mucha atención pero resulta fundamental, mucho más de los conocimientos que puedas tener sobre este deporte. Muchos entrenadores jóvenes insisten más en aspectos técnicos, frustrandose a ellos mismos y frustrando a las niñas con objetivos imposibles de cumplir, mientras que el entusiasmo suele ser el elemento determinante en la creación de futuras atletas de voleibol. Tener siempre una sonrisa, dejar los problemas fuera de la pista (ellas lo hacen o le pides que lo hagan, porque tu no?) transmitir siempre pasión por lo que estás haciendo y mostrar una buena capacidad para inventar cosas según la disponibilidad de tiempo, espacio y herramientas que tengas.

Las jugadoras muy pequeñas o que se inician en voleibol, apenas saben tocar un balón. El juego se interrumpe muchas veces, y esto hace que decaiga su atención. No te metas en ejercicios muy complicados, fija objetivos realistas e intenta comenzar y terminar con juegos 2×2, 3×3 o 4×4.

Entre un juego y otro, puedes probar con ejercicios para la movilidad y la coordinación, que resultan muy importantes para que inicien a aprender movimientos que no son naturales pero si fundamentales en voleibol.
En lugar de los clásicos  movimientos «pierna derecha, brazo izquierdo» o similares, utiliza juegos como el de pegar unas campanillas en la red y poner unas jugadoras pegadas a la red. Desde el otro lado del campo, sus compañeras deberán lanzar un balón hacia los 3/4 metros para que estas niñas corran, toquen el balón y luego vuelvan a la red para tocar la campanilla. Esto les anima a desplazarse con rapidez,  centrarse en el balón y en la necesidad de tener que moverse atrás y adelante, algo que luego le resultará muy útil a la hora de aprender la batida.

ORGANIZAR UNA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

En mi caso, con las más pequeñas, el entrenamiento se divide en 3 partes:

1)ESTOY Y LIBERO LA MENTE
 (juegos iniciales para romper con el día de clase)

2)ESTOY Y ME PREPARO (aprender jugando, moviéndose)

3)JUEGO, para ver si estoy aprendiendo y si no, juego igual.

Muy sencillo, dirás, pero muy eficaz.

Unos ejercicios fáciles para poder aplicar durante estos entrenos:

1) Realizar el juego de pañuelo pero con balón (dos filas de jugadoras, dos equipos, una en el medio con un balón que grita el número para que las jugadoras de los dos equipos con el mismo número corran a por el balón). El balón lo puedes dejar encima de un cono si no quieres que lo tenga la jugadora, sobre todo ahora con el Covid.

2) Juego de pescadores y peces. Dos equipos, uno de pescadores y otro de peces. Los pescadores deberán formar una red, un círculo, todas teniéndose por la mano. Deberán contar de 1 a 10 y elegir antes en qué número bajarán de golpe la red. Los peces deberán entrar y salir de la red (pasas debajo de las manos de las compañeras. No saben en qué momento los pescadores bajarán la red, así que aquellas que se queden dentro cuando se baje la red, habrán sido capturadas. Cuando todos los peces han sido capturados, los pescadores se convertirán en peces. Gana quien consigue capturar todos los peces en menos intentos. Antes de comenzar a contar de 1 a 10, los pescadores se reúnen en secreto para decidir en qué segundo bajan la red. Estos movimientos de los peces entre las piernas y manos de las jugadoras ayuda muchísimo a mantener una posición «baja y tensa», acelerando los desplazamiento. Algo que les vendrá muy útil a la hora de defender, por ejemplo.

3) Juego de la zarigüeya: 1 jugadora es la cazadora, que está pegada en la red en un lado del campo, mirando al frente. Detrás de ella, las compañeras dispuestas en 4 patas en el suelo, desde la línea de 9 metros, con el objetivo de tener que llegar a la meta sin ser cazadas. Cuando la cazadora se de la vuelta corra hacia ellas, las zarigüeyas deberán darse la vuelta y quedar patas arriba durante 3 segundos para no ser cazadas. Luego vuelven a 4 patas y andan hasta llegar a la red. Este juego les permite tener más contacto con el suelo, perderle el miedo para futuros lanzamientos de defensa, mantener una posición «baja» de defensa y rotar en el suelo abriendo la cadera.

LA MOTRICIDAD ES FUNDAMENTAL

Además de ejercicios de equipo, también uso la comba y los aros para hacer ejercicios de gimnasia rítmica. Ojo, yo no tengo ninguna experiencia en esa disciplina, pero seguro que si ves un trozo en la tele te darás cuenta como muchos movimientos son de gran utilidad también para el voleibol. Por ello suelo dar tareas individuales a algunas o incluso nos inventamos una coreografía de grupo coincidiendo con un momento particular del año (para navidades, para carnavales, para fin de curso, por ejemplo). Estos continuos saltos y movimientos de la cadera hacen que se sientan más cómodas luego en el campo. Además, 10 minutos de comba equivalen a 30 de natación y 20 de carrera.

Normalmente suelo regalar las combas yo mismo, como premios para quien gana los juegos. También es buena práctica decirles que incluyan la comba en la carta a los reyes magos o para el cumple. Puedes encontrarlas por unos euros en un bazar.

Siguiendo con el calentamiento, a parte de los juegos, uso ejercicios como los desplazamientos con el balón a lo largo de las líneas. Deben, por ejemplo, caminar bajas moviendo el balón a lo largo de la línea perimetral del campo, o pasarse el balón entre los piés, o similares. Sigo con el balón en las manos, que lanzamos hacia arriba y dejamos caer, luego lanzamos, nos tocamos la cabeza con una mano y tenemos que coger el balón antes de que caiga al suelo. Luego metemos un dedo en la oreja, luego levantamos el tobillo con una mano, luego aplaudo 2 veces, luego 3, etc etc. Como ves, tienes un sin fin de opciones para que vayan desarrollando movilidad y confianza con el balón.

TORNEOS

Para terminar esta fase, suelo hacer torneos de saques, de balón atrapado y de 2×2 pegados a la red. En los tres casos pongo 5 mandarinas como contador. Cada vez que un equipo gana un punto, roba la mandarina al otro equipo. El juego comienza cogiendo la primera mandarina desde la mesa del árbitro. Gana el equipo que tenga las 5 mandarina (simulamos los 5 sets).

En el primer juego, el objetivo suelen ser puntos concretos del campo, señalizados con aros, esterillas o lo que tengas (incluso chaquetas de chandals).

En el segundo, un equipo saca y otro en el otro campo debe atrapar el balón antes de que caiga.

En el tercero, marco un campo que va desde la red hasta los 2 metros o menos. Si lo piensas, es donde caen la mayoría de balones con esta edad, sobre todo por la dificultad de levantar un balón sin que vaya a la red. Es super divertido y útil para que vayan aprendiendo a jugar en esta zona del campo.

A parte de insistir en jugar cerca de la red, otro desafío es que las jugadoras aprendan a colocar el balón paralelo a la red. Lo más natural, lo que siempre verás, es que las jugadoras «devuelvan» el balón a la compañera que ha defendido el balón, con lo cual, para poder atacar, es importante entrenar este punto.

Lo más sencillo es realizar ejercicios donde coloco una jugadora pegada a la red en zona 4, así que la jugadora en zona 3 tiene una referencias.

Pedirías a un arquero de disparar a 100 metros sin un objetivo claro?

Así que metemos siempre un juego en trio con una jugadora separada de la red (como si fuera zona 5), otra en zona 3 y otra en zona 4. Puedes hacer lo mismo en 2, aunque en este caso lo que hago es pedir a la de zona 3 desplazarse hacia 2 y colocar un balón alto allí para la jugadora en zona 1, que habrá enviado el balón a 2.

Otro ejercicio que sirve mucho para desarrollar la capacidad de lectura de las chicas es el triángulo. Tres jugadoras en triangulo con 2 balones. Las jugadoras 1 y 2 tienen balón, la 3 no. La 2 lanza el balón a 3 y esta deberá lanzar el balón a 1 solo cuando 1 lo haya lanzado a 2, y así las demás. Esto las obliga a realizar dos acciones a la vez, mejorando su reactividad.

EJEMPLOS

Podéis realizar un ejercicio con 4 jugadoras haciendo un cuadrado. Dos jugadoras con balón y las de enfrente sin balón. Las jugadoras con balón siempre mandan el balón hacia el frente, las otras dos deben desplazarse lateralmente para ir devolviendo el balón frontal. Esto les anima a desplazarse lateralmente, algo que tampoco hacen con naturalidad y es fundamental en volei.

Un último ejercicio para la movilidad: 3 jugadoras, una bajo la red en zona 3, otra en zona 5 y otra en zona 1. La de zona 3 puede empezar el juego mandando el balón hacia zona 1 y desplazarse hacia zona 2. La jugadora de zona 5, mientras vuela el balón, debe desplazarse hacia adelante, en zona 4. La jugadora en zona 1 debe defender el balón, enviándolo a la jugadora de zona 3 que ya se habrá desplazado a 2 y esta deberá enviar el balón hacia 4 dónde está la otra compañera. He indicado zonas del campo grande para que te hagas una idea de donde están colocadas las jugadoras, pero en realidad lo mejor es disponerlas en espacios de 4/5 metros como mucho,así el balón colocado llega volando hacia la jugadora en zona 4 y no cae antes.

CONCLUSIONES

Comete errores tu también mientras explicas el ejercicios, serás más «humano» y alcanzable para ellas. También es bueno explicar los ejercicios de rodillas, demuestras proximidad y confianza. Delega tareas de vez en cuando para que ellas entiendan que confías en ellas. Algo tan sencillo como pasar lista al comienzo, o que una de ellas esté a tu lado lanzando balones para un ejercicio.

Hasta aquí la newsletter de hoy, si te ha gustado compártela 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: