Jugadora de voleibol alta o técnica?

Muchas veces, sobre todo en primavera y verano, al momento de abrir nuestro club a nuevas jugadoras, los entrenadores se ponen esta pregunta: ¿seleccionar una jugadora de voleibol alta o una técnica? Lo cierto es que es muy probable que cuando vengan a la pista, para muchas de ellas, se trate de su primera vez,. con lo cual no se puede hablar aún de jugadoras de voleibol.

Altura para jugar voleibol

En un deporte donde la altura es algo discriminante, y seguramente muy importante a niveles muy altos, podemos conseguir que una jugadora destaque como atacante u opuesto sin tener los centímetros necesarios?

La historia nos dice que sí: si pensamos, por ejemplo a la China de los años ’80 (ganadora de las Olimpiadas del ’84, por citar uno de los tantos logros), podemos ver cómo en ese equipo había jugadoras muy por debajo del 1.90mt.

En el masculino, Samuele Papi (ITA) ha ganado 4 medallas olimpicas, 2 mundiales, 3 europeos (además de una plata y un bronce) destacando por sus cualidades técnicas y midiendo «solo» 1.90mt. El mismo Andrea Anastasi, apreciado entrenador de fama mundial (ganador del europeo 2007 con España frente a Rusia, auténtico milagro deportivo) ha ganado mucho cómo jugador, con una altura de 186cm, de hecho sus compañeros le apodaron «el enano».

Hoy en día tampoco faltan ejemplos: Mónica de Gennaro (ITA) o Myriam Sylla (ITA) miden 175 y 184cm cada una, siendo referencia mundial en su posición. En masculino, el japonés Nishida, altura 186cm

En cada posición hay un mínimo necesario, por debajo del cual es complicado conseguir prestaciones de alto nivel. Si estás encima de este mínimo, la diferencia creo que está en la calidad y las capacidades técnico/coordinativas  así como la calidad del salto de cada uno.

Muchas veces los centímetros pueden engañar a la hora de fichar una jugadora. Por ejemplo, para un atacante masculino, una altura de 192-195 es suficiente si tiene calidad técnica y habilidades de salto, mientras que en las chicas 180-185cm pueden valer. Gabi, jugadora brasileña de Vakifbank turco, mide 180cm y no hace falta que os cuente lo que es capaz de hacer.

Antes la técnica

Para mi (y muchos más) lo importante es, en fase de formación, apostar por la técnica más que por la altura. Sobre todo para las atacantes que deben, además, recibir, es muy importante trabajar este aspecto y no es tan importante tener una altura desorbitante. Para una opuesto si que puedo decantarme por la altura al no tener que recibir pero, siempre en edades juveniles, prefiero que todas sepan hacer de todo.

La tendencia, pues debe ser, al menos en voleibol femenino, trabajar mucho la técnica para dotar a nuestras jugadoras de todas las herramientas necesarias para poder compensar con las gestualidades adecuadas la falta eventual de centímetros.

Buscar un equilibrio entre altura y técnica

A la hora de construir un equipo ya formado, si te lo puedes permitir (si hay muchas atletas o tu club es una referencia y puedes seleccionar) lo ideal es combinar, por ejemplo, una receptora muy buenas cualidades en ataque con una muy buena recibiendo. Por supuesto, dependerá del tipo de juego que quieres que tenga tu equipo también.

En España lo que creo que se ha hecho durante mucho tiempo (y algunos clubes siguen haciéndolo) es buscar altura para poder destacar en el corto plazo y suplir las carencias técnicas con la altura. Esto puede valer si la tendencia será así en los próximos años y si tu objetivo es ganar si o si ahora mismo.

Sin embargo, viendo el Ranking mundial y la posición que ocupan tanto la selección masculina (31) como la femenina (44) de voleibol de España, me preocuparía por diseñar ya un plan de choque a medio plazo (5 años) que priorice la profesionalización de los clubes y, por consiguiente, la especialización de los entrenadores, para que se tracen unos criterios técnicos encaminados a valorizar más la técnica.

Planificar a medio plazo

Actualizaciones continuas para entrenadores, foros, debates, encuentros, casos prácticos, tutores por CCAA que se quedan una semana con un equipo para analizar sus entrenamientos y ayudar para mejorar, sin que haya que unificar la forma de jugar pero si que hay que profesionalizar más nuestro deporte.

Lo que no podemos pensar es que nuestras niñas mejoren técnicamente si ponemos como entrenadores a jóvenes sin ninguna experiencia y se les deje solos con ellas, sin acompañarlos en su viaje hacia la profesionalización.  Un seguimiento continuo, con evaluaciones mensuales, incluso internas a cada club, sería lo ideal para apreciar cambios técnicos significativos a corto plazo.

Parece algo sencillo pero lo que veo es mucha competitividad y poca comunidad, por lo que, de momento, veo complicado que se pueda avanzar en España a nivel de movimiento voleibol profesional.

Técnica y carácter en el voleibol

El voleibol es un deporte cuyos movimientos no se suelen reproducir fuera de la pista. Se trata de gestualidades bastante complicadas de aprender (pensad en una batida: correr, seguir el tiempo del balón y al mismo tiempo preparar los brazos para finalmente saltar a tiempo) con lo cual los centímetros no son lo prioritario, más bien la capacidad de cada atleta de asumir que su viaje hacia el conseguimiento de un pleno control técnico va a ser largo y no parará nunca, incluso una vez que sea senior.

Las cualidades mentales de una jugadora pueden ser un factor determinante en un equipo, pudiendo asociar a estas unas jugadoras más fuertes físicamente o técnicamente. Por ejemplo, si es cierto que es necesario tener jugadoras cada vez más fuertes para saques más potentes, también es cierto que es necesario tener jugadoras capaces de recibir estos saques, por lo tanto mentalmente y técnicamente capaces de limitar los daños del saque adversario.

Ten en cuenta que las jugadoras más «pequeñas» suelen fijar más rápidamente la gestualidad técnica por tener menos problemas coordinativos. Para las más altas, los tiempos son más largos, incluso de años, pero esto no debe disuadirnos de entrenarla y ponerla con 13 años a jugar de central, por poner un ejemplo. Debes llegar a un compromiso. Estimular las más alta y explicarles porque tardan más en aprender las gestualidades técnicas por un lado, animar a las más pequeñas a que tengan siempre «hambre», ganas de estar en la pista para mejorar cada día más y decirles que mejoras han hecho cada vez.

Esfuerzo y actitud

Para poder llegar a resultados inesperados debes estar preparada a realizar esfuerzos inesperados, cada día. Si no tienes esta actividad no llegarás lejos, incluso siendo alta y/o teniendo talento.

Así que a ti dejo la pregunta: Jugadora de voleibol alta o técnica?

Puedes encontrar una historia interesante de cómo una colocadora alta destrozó mi equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de autor! Si quieres compartir los artículos puedes solicitarlo al propietario de la web escribiendo a info@ninoversace.com