Los tiempos muertos (Time Out) en voleibol

«Si en los tiempos muertos no sabes que decir, pide paciencia…»

Mira.
Echa un vistazo en la web, observa algún partido donde tienes la oportunidad de escuchar a los entrenadores durante los tiempos muertos (Time Out) en voleibol y muchas veces oirás la palabra «paciencia» o «calma», como si de algo sirviera en nuestro deporte, donde una acción de juego puede llegar a durar apenas 3 segundos…

Igual puede que sirva, no quiero decir que no, pero en mi filosofía de juego hay que atacar siempre, y construir una acción de la forma más rápida posible, ya sea en voleibol masculino o femenino, siempre teniendo en cuenta el equipo que entrenas y la categoría en la que juega.

Puedo entender paciencia con «esperar el momento bueno» o trabajar la defensa, pero para mi, cuando el balón está encima de la red, hay que rematar el balón.

DIFERENTES TIPOS DE TIME OUT
En nuestro deporte tenemos la suerte de poder interrumpir el juego en momentos difíciles para comunicar algo que estamos viendo desde fuera, cómo gestionar el momento o que comunicar para intentar cambiar la dinámica del juego.
Existen tiempos muertos «de motivación» otros «estratégicos» y otros «técnicos», que yo prefiero, donde, en 30 segundos, usas unas pocas palabras clave que sirven para que cada jugadora sepa que hacer al volver en pista.

Vamos a ver una lista de los posibles tiempos muertos (Time Out) en voleibol:

1.USO DE LA PIZARRA TÉCNICA
Tiempo muerto pizarra

Es una forma rápida, visual y eficaz para transmitir que hacer a partir del punto siguiente o, incluso, definir la estrategia solo para el siguiente punto (por ejemplo cuando el marcador ya está por encima de los 20 puntos).

Además, si salvamos segundos, no está de más decir cosas que pueden parecer obvias pero que está bien recordar a nuestras jugadoras, como «jugar punto a punto» o «si fallamos seguimos pensando ya en como hacer el siguiente punto» o incluso «si nos meten uno o dos puntos, no hay problema».
Puede parecer que solo estamos «rellenando» pero en realidad estamos transmitiendo nuestra confianza y estamos comunicando mucha más seguridad que diciendo «hay que tener paciencia» o algo parecido.

2. NO MIREN EL MARCADOR
Si el marcador está influenciando el rendimiento de tus jugadoras, puede ser importante centrar tu discurso en priorizar la calidad del juego, sobre todo cuando las vemos que están perdidas y continuamente mirando el marcador. Esta situación las lleva a hacer cosas que no entrenais y terminan aún más frustradas. Si durante la semana habéis entrenado una determinada jugada/acción y/o sistema de defensa, de rece y/o de ataque (o incluso uno de saque), está muy bien repetir la jugada para que todas se sientan cómodas y conscientes de que lo que estáis diciendo no le suena a chino, sino que es algo que deberían controlar todas al mismo nivel.

3.DEJAR LA PALABRA A UNA JUGADORA
Puede que no sea la forma más eficaz con equipos juveniles, pero siempre está bien probarlo. Yo suelo dejar espacio a mi colocadora para que de sugerencias, o incluso una jugadora del banquillo que antes de empezar sabe (se lo digo) que tendrá que mirar una determinada situación de juego (ej. «sigue la central», «sigue la colocadora», «apunta las trayectoria de ataque adversarios», «mira nuestro juego» etc.)

4.PENSAR EN LA TÉCNICA, NO EN EL ERROR
Si pensamos en el error durante el juego, nuestra energía baja notablemente. Decir que hay que pensar a la técnica no es suficiente, pero si le damos unas indicaciones clave sobre la siguiente jugada podremos desplazar el pensamiento negativo de nuestras jugadoras. Decir que «es importante la técnica» ayuda a quitar de la cabeza «hay que pensar en el error».

5.MUCHAS INDICACIONES
Podemos ofrecer muchas indicaciones, si pensamos que nuestro equipo pueda retener algo de lo que decimos, de lo contrario de poco servirá el time out. Quizás puedas dividirlo por roles, como la colocación, la defensa, o el ataque. Yo personalmente no podría aplicarlo al nivel que entreno, pero igual a nivel más alto funciona (también dependerá de tu equipo).

6.TRANSMITIR TRANQUILIDAD
Yo no soy un entrenador que suele correr kilómetros en el área técnica, ni suelo estar todo el rato hablando a las jugadoras en el campo, básicamente porque creo que explicarle una gestualidad durante el partido de poco sirve para que la retenga, es algo que debe hacerse durante el entrenamiento. En los tiempos muertos que pido cuando mi equipo está sufriendo una pequeña «crisis», pido con tranquilidad y utilizando solo unas palabras clave como poder afrontar la siguiente jugada. Como siempre, es una visión personal de cómo afrontar el partido.

Hay equipos que, al ver el entrenador tranquilo en el banquillo, se deprimen, otras que sufren mucho su presencia constante y perciben su alteración, otras que necesitan alguien que les «espabile» continuamente. Mi idea es hacer esto durante el entrenamiento, donde deben mantener siempre alta la concentración, para luego, en el partido, probar a poner en práctica lo que hicimos durante la semana. Cuesta, tardas meses en conseguirlo, pero llegarás si te lo propones, lo planificas y te adaptas a los cambios y características de tus jugadoras.

7.HABLAR OTRO IDIOMA
Esto es algo que sufro particularmente al entrenar en España siendo italiano, aunque los idiomas se parezcan. La terminología técnica, sin embargo, no es la misma, con lo cual una jugadora puede que no entienda algo que le estoy diciendo yo sí con otros entrenadores aquellos «términos técnicos» se llamaban de otra forma. Escuchar, preguntar y anotar estos términos me ha ayudado y todavía sigue ayudándome a hacerme con un vocabulario comprensible para todas. Comunicar sin utilizar las palabras adecuadas puede representar un handicap muy importante ya que no conectas con tus jugadoras.

8.LISTA DE LA COMPRA
A veces escuchamos entrenadores utilizar un esquema para dar las informaciones, del tipo «Punto 1….Punto 2….Punto 3…»
pero ¿Funciona?
Los expertos de comunicación nos dicen que sí, que, además, fijar la atención de las jugadoras sobre los dedos de una mano para indicar los puntos y reducir el número a 3 puntos máximo (que tampoco da para más un tiempo muerto) puede ayudar a clarificar más la situación y poner la atenciòn sobre las cosas prácticas a realizar una vez en campo.

9.ESTAMOS EN 0-0
En realidad perdemos 24-22, pero intentamos quitar estrés y desplazar la atención para centrarnos sobre algo que tendremos que hacer (pedir la jugada más eficaz, colocar a la jugadora más fuerte…). En realidad yo entreno tanto una fase de juego inicial como una a partir de un 20-20 porque creo que debe cambiar la intensidad y la «educación táctica» si queremos ganar ese set. Para mi, en esta situación, es más importante decir que hay que hacer exactamente al volver en pista. Puede que luego no salga, pero a las jugadoras les transmites seguridad y confianza.

10. «NO ME INTERESA EN QUÉ ESTÁIS PENSANDO»
Jugadoras que se quejan de sus errores o, peor aún, de los errores de sus compañeras. Decir claramente que deben pensar en lo que estás pensando tu, que es aplicar la técnica y las estrategias planteadas o las indicaciones que vas a dar. Resumiendo: pensad en lo que hay que hacer.

11.»¡MÁS AGRESIVAS!»
Pedir que tus jugadoras sean más agresivas, que jueguen con más rabia, decir varias veces «vamos, vamos!!» puede quedarse en nada (has perdido 30 segundos importantes para decir algo que no se puede «traducir» en lo práctico). Sin embargo, si pedimos agresividad técnica, entendida como «forzamos el ataque», o «forzamos el saque» o «vamos en todos los balones en la red» o similares, estamos poniendo la atención sobre cómo aumentar las probabilidades de ganar la siguiente acción.

12.»ESTE SET LO PUEDEN GANAR ELLAS…»
Puede ser peligroso decir esto, pero en un 19-8 igual puede ser una jugada inteligente, diciendo que perder un set contra ese equipo (igual un equipo muy fuerte) no pasa nada, se puede asumir, pero pidiendo que vuelvan a jugar su voleibol, sin que les importe lo que hagan las adversarias sino centrando la atención en limitar nuestros errores. Prepararse al siguiente set, la siguiente batalla, ya durante este set, para poder mandar un mensaje claro a nosotras y, como no, a nuestra adversarias.

13.»¡YA LO HEMOS HECHO ANTES!»
Decir, por ejemplo, que en el set anterior, o incluso al comienzo del set, ya han recuperado 3/4 puntos o se han puesto por delante, puede hacer subir la adrenalina, porque fijais la atención en algo real, que ha pasado. Decir simplemente «podéis ganar aun» pero en realidad se trata de algo que no ha pasado, es poco influyente. Visualizar algo que ha pasado en realidad, incluso preguntando algo como: «¿Cómo te sentiste cuando ganamos ese partido?» o «¿Recuerdas la jugada maravillosa de la semana pasada? Este es el momento de volver a hacerla!» ayudará a centrar la atención en aspectos positivos basados en circunstancias reales.

14.TIEMPO MUERTO SIN PALABRAS
Puede pasar que vais 2 sets abajo y el tercero ya va 23-18 abajo, y llamas tiempo muerto para decir….NADA, simplemente decir que beban agua y que vuelvan al campo poniendo el 100%. Puede parecer algo inútil, una rendición, pero hay veces en los que pedir lo imposible es muy difícil, sobre todo con un adversario intratable o incluso superior. En este caso hay que tener cuidado incluso en la diferencia entre equipos masculinos y femeninos, ya que la comunicación debe ser diferente.

15. HABLO SOLO CON UNA
Puede pasar que pidas un tiempo para hablar solo con una jugadora, es algo común. En Estados Unidos los equipos tienen 4 o 5 entrenadores para hablar con cada jugadora de una cosa, a nuestro nivel es más probable que seamos nosotras quienes tengamos que hablar con todas y con una jugadora en concreto a la vez, con lo que puede ser una idea dejar que una jugadora (por ejemplo, una del banquillo que tenía como tarea seguir una determinada jugadora adversaria o una situación táctica o nuestra colocadora, etc) hable al resto del equipo mientras tu te quedas a un lado hablando con una sola jugadora.

16. TÉCNICA, TÁCTICA, PSICOLOGÍA
Puede parecer imposible poder hacer todo esto en 30 segundos, pero si te fijas bien, en realidad puedes dedicar 10 segundos para confirmar a tu colocadora la jugada que acaba de hacer o «aquella» que habían probado en el entrenamiento, reconocer la eficacia de una jugada recién terminada y desplazar la atención sobre la siguiente acción, dejando de lado el pasado.

17.»TENEMOS MUCHO QUE OFRECER!»
A veces notamos nuestro equipo entrar en campo frio, incluso jugando «lento», y en 5 minutos ya vais 7-1 abajo. En este caso hay que poner la atención en la energía que tienen, en visualizar otros partidos o jugadas donde si han entrado bien.

Los tiempos muertos (Time Out) en voleibol que no deberías escuchar

18. «¡SOIS UNAS ESTUPIDAS!»
Hay varios ejemplos de tiempos muertos «inútiles» o como mucho útiles para que otros entiendan que debes cambiar de trabajo o de forma de entrenar. Todos sufrimos el estrés al ver que durante un partido nuestras jugadoras hacen todo lo contrario de lo que entrenamos. Utilizar un lenguaje negativo, pesimista, incluso ofensivo, de nada sirve sino para alejar tu equipo de ti.

Podemos ser muy buenos preparando los entrenamientos, muy buenos dirigiendolos, pero podemos perder un partido solo por no saber conectar con nuestro equipo según la situación del momento.

Hasta aquí mis reflexiones sobre los tiempos muertos (Time Out) en voleibol

Si quieres seguir aprendiendo y mejorando como entrenador/a, te dejo aqui un artículo sobre como «ser entrenador de voleibol en 2022»

Hasta la próxima.

Un comentario en «Los tiempos muertos (Time Out) en voleibol»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *