Una colocadora alta ha destrozado mi equipo de voleibol

Muchos entrenadores parecen estar buscando continuamente una colocadora con el “prototipo” de cuerpo y altura de voleibol. Aquí está mi pregunta para ellos: ¿Habéis visto la altura de las colocadoras de los equipos ganadores de los últimos 5 Juegos Olímpicos ? Una colocadora alta ha destrozado mi equipo.

Ninguna de ellas superaba el metro y ochenta de altura (Ding Xia, China 1.80, Malinov, Italia, 1.80, Carli Lloyd, USA, 1.78 por citar algunas) así que antes de descartar cualquier jugadora por su altura, piénselo más de una vez.

Escuché hace poco una conversación entre dos entrenadores sobre que tipo de cuerpo y altura debía de tener una jugadora de voleibol. Era una prueba regional para seleccionar los mejores elementos para crear la selección regional. Había muy buenas jugadoras, y se me quedó grabado en la mente la conversación entre los dos seleccionadores de entonces, los cuales, sin mucha precaución, comentaban las prestaciones de las jugadoras femeninas a escasos metros de donde entrenábamos los chicos.

Recuerdo que dos jugadoras, las dos colocadoras, destacaban por su talento y calidad, pero medían menos de 1.70 y no tenían (según ellos) el “cuerpo” que se pide para practicar este deporte. Pero sin duda habían sido las mejores aquella tarde en el pabellón.

Bien, pues ninguna de las dos fue seleccionada, decantándose por dos atletas con más de 1.80 pero técnicamente muy limitadas. No podéis imaginar la decepción de las dos jugadoras que no habían sido elegidas. No podían entender el porque ya que lo habían dado todo en la pista y era evidente la diferencia técnica con las dos seleccionadas.

A partir de este momento, yo, que como entrenador nunca tuve colocadoras altas ni me preocupé mucho por ello, me puse en la cabeza la idea, la misión de demostrar al mundo del voleibol que no es necesario ser alto, delgado y saltar alto para ser el mejor del mundo.

Entiendo por qué los entrenadores y gran parte de la comunidad de voleibol piensan que es potencialmente mejor para el equipo tener una colocadora alta y con un gran salto vertical. Pero realmente, la única ventaja tangible de tener una colocadora más alta es tener un bloqueo más grande, y debo señalar que un bloqueo más grande no significa necesariamente un mejor bloqueo.

A partir de entonces decidí dar una oportunidad como colocadora a una jugadora con escasas cualidades técnicas pero que medía más de 1.85 con 21 años. Los resultados durante la liga fueron desastrosos, y tampoco el bloqueo fue tan efectivo como muchos se pueden esperar. Dirán “‘¡Estás loco por tirar una liga para demostrar esto!” Pues sí, pero si nadie lo hace nunca nos enteraremos de donde realmente focalizar la atención a la hora de entrenar las jugadoras.

Después de esta dramática pero al mismo tiempo emocionante experiencia he podido confeccionar un “paquete” de preguntas y medidas que un entrenador debería postularse a la hora de entrenar una colocadora, sin mirar primero a su altura:

  1. ¿Quién establece hacia quien colocar una bola de golpeo la mayoría de las veces?
  2. ¿Quién se adapta a las diferentes rematadoras dándoles bolas específicas para ayudarlas a expresar todo su potencial?
  3. ¿Quién permite que sus compañeras de equipo a su alrededor sean mejores?
  4. ¿Quién mejora la pelota?
  5. ¿Quién se comunica efectivamente y lidera el equipo?
  6. ¿Quién mueve y juega una buena defensa?
  7. ¿Quién juega desinteresada? (Esto es muy importante. Nunca se habla de la colocadora, solo se mira a quien remata y a quien recibe).
  8. ¿Quién recibe la mayoría de comentarios de su entrenador y compañeros de equipo, buenos y malos?
  9. ¿En quién puedes confiar para hacer el punto decisivo en un 26-25?
  10. ¿Quién puede “leer” el bloqueo adversario y elegir la jugada correcta?

Esas son las cosas que busco en una colocadora, salvando las diferencia según la categoría (siempre se pueden adaptar las preguntas). Incluso es muy probable que en algún entreno me quede con las colocadoras, mientras el resto puede dar golpes a la pelota entrenando la defensa.

No me malinterpretes. No estoy diciendo que los entrenadores no deberían mirar a las colocadoras altas o que ninguna colocadora alto sea buena porque no tienen las cualidades que enumeré. Lo que estoy diciendo es: no pases por alto a las pequeñas colocadoras solo porque no bloquean tantas pelotas o no se vean atléticas o no puedan saltar tan alto o no se ajusten al llamado “cuerpo” de voleibol.

Hay muchas cosas que puedes hacer tú como entrenador para que tu colocadora se convierta en mejor jugadora. No hay un molde como el que se usa para cortar galletas.

Aqui puedes encontrar algunos ejercicios e información sobre como entrenar tu colocadora https://www.ninoversace.com/category/colocadores/

Deja un comentario

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de autor! Si quieres compartir los articulos puedes solicitarlo al propietario de la web