10 trucos para enfadar a muerte a tu entrenador

El trabajo del entrenador/a te lleva a vivir una vida en equilibrio precario, siempre en el limite entre la locura y la cordura.

Organizar, animar, corregir, gestionar la presión sin poder nunca exteriorizar tus emociones representan una tarea difícil para cualquiera, tanto si entrenas infantiles como si fuera un Superliga.

Aquí os propongo 10 situaciones que tenéis que evitar bajo cualquier concepto si no queréis ver a vuestra entrenadora volverse loca, perder los ojos o verle salir el cerebro por los oídos.


1 – El whatsapp media hora antes del entrenamiento

«Creo que me está subiendo la fiebre» «He salido del fisio lesionada» «Me duele un dedo» «Tengo que quedarme con la abuela» «No encuentro sitio para aparcar»…y muchas mas excusas de las mas diabólicas.

Cada entrenador/a tiene como una fobia de que empiecen a llegarles whatsapp poco antes de entrar en pista: una sola ausencia es suficiente para tirar a la basura un entrenamiento preparado con toda clase de detalle. Pero esto no lo sabes mientras que eres jugador/a.


2 – El desorden durante la salida para un partido fuera

La cita era a las 18.30 pero a las 18.45 aún no conseguimos meter en un fiat 500 a 7 personas y 8 bolsas que huelen mal. A parte que seguimos intentando localizar a aquella jugadora que, como siempre, llegará mínimo 20 minutos tarde y en la cara las señales de una noche de juerga que no serán nada buena para poder jugar en condiciones. Cambiando 6 de salida ya.


3 – Las jugadoras que se pierden cuando juegas fuera de casa

Salísteis del punto de encuentro en 12 pero llegáis a la pista en 8. Después de una serie de llamadas descubres de que se han equivocado de metro, de tren, de salida de autopista e incluso de pueblo!!


4 – Tomarse a broma el calentamiento pre partido

Cuando falta una hora para que comience el partido tu entrenador ya está en otra dimensión: no sabe donde meter las manos, repasa un folio en blanco, mira hacia esquinas del pabellón y una serie de rituales para mantener la concentración. Puntual como siempre llegan las jugadoras que empiezan a gritar, cantar, saltar y una serie de tonterías que vuelven loco a cualquier entrenador.


5 – El saque fallado después de un tempo muerto

El equipo adversario pasa por su peor momento del partido. Las receptoras tienen una mirada vacía, la colocadora no sabe ya hacia donde colocar. Tenéis el set en el bolsillo. Su entrenador, desesperado, llama un tiempo muerto.

increíblemente en estos momento la jugadora al saque sufre el síndrome de “retracción del brazo” que no le permite sacar como hace 30 segundos y saca un flan que ni llega a tocar la red.

Adversario de nuevo en el partido, set otra vez abierto!

Allenatore coach pallavolo

Típica expresión de “entrenadorus alteradus rex”


6 – La defensa hacia el otro lado

Sacamos bien, al otro lado reciben mal. Nos regalan una free apenas por encima de la red y la central, en lugar de lanzar una bomba, decide defender, encima de antebrazos, mandando la bola de nuevo hacia el otro lado del campo, donde está vez si que hay una central dragón. El entrenador se desespera hablando con algún dios.


7 – La del banquillo que piensa en otras cosas

Estamos en el momento mas delicado del set. Nuestro equipo está sufriendo un bajón aunque sigue manteniendo un pequeño margen de ventaja. El entrenador quiere hacer un cambio para que la titular pueda descansar un rato. Mira hacia la esquinas donde las substitutos llevan la sudadera puesta, incluso los pantalones, están sentadas y miran el móvil. El entrenador grita el nombre de una de ellas, pero todas entienden menos ella, que sigue en el suelo. Para cuando se haya levantado, quitado la sudadera y cogido la tableta con el número nos habrán metido 3 puntos. No hay cambio.


8 – Un remate bomba sin sentido con bola lejos de la red

Siempre he creído que lo que provoca daños irreparables al hígado es el alcohol. Nada mas falso. No hay nada peor que la gestión sin sentido del ataque de sus receptoras.

Un juego largo, ambas defensas están muy bien, tu colocadora levanta una bola casi para zaguero y la receptora dispara una bomba que mata una paloma en el techo. Con el soplo de voz que te quedas, pides una ambulancia.


9 – Los comentarios de los padres al final del partido

«Claro que si hubiese metido a mi hija…»


10 – El curso de entrenador el domingo por la mañana.

El sábado partido a 2 horas de casa. 5 sets y cena. Vuelves a las 2 de la madrugada.

Domingo por la mañana curso de entrenador nivel II obligatorio a 1 hora de casa a las 8 de la mañana. Vamos muy bien.


Que espectáculo la vida de los/as entrenadores/as

Al final de cada entrenamiento, cuando las jugadoras estiran y comentan nuevas series de Netflix, ella está sola, desmontando la red, pero pensando en que puede ser parte de algo que puede ser maravilloso y que merece la pena no obstante te juegues la vida cada fin de semana.

Deja un comentario

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de autor! Si quieres compartir los articulos puedes solicitarlo al propietario de la web