La gestión del tiempo muerto en el voleibol

El tiempo muerto en el voleibol parece no ser considerado como algo positivo o por lo menos la percepción que tengo es que a veces parece ser considerado como una perdida de tiempo o una forma para interrumpir la buena racha adversaria (lo cual es cierto) en lugar de ayudar también a nuestro equipo. Sin embargo, ya les gustaría a los entrenadores de fútbol poder tener un tiempo muerto de vez en cuando, ya que raramente los jugadores que no están cerca de el podrán escucharle.

En cada partido disponemos de hasta 2 tiempos muertos de 30 segundos cada uno en cada set y por cada equipo. Lo cual quiere decir que se pueden llegar a tener hasta 20 tiempos muertos en un partido de 5 sets (nada raro).

Gestionar estos 30 segundos para intentar dar la vuelta al partido no es nada fácil: a veces es muy poco tiempo, a veces es interminable.

¿Cuando llamar un tiempo muerto?
No hay reglas escritas sobre el “cuando”, mas bien todo entrenador se basa en el “porqué” así que basa su estrategia en lo que hay que decir a sus jugadoras, lo que hay que corregir, o incluso lo que queremos que les pase al  equipo adversario.
Está claro que si llevamos una serie de acciones con muchos errores, es el momento de utilizar el tiempo muerto para llamar tu equipo al orden. Incluso si todo el equipo no está en el partido, está nervioso, sufre con bolas fáciles, sobre todo en recepción, etc.

Podemos usar el tiempo muerto para cambiar de estrategia o modificar las tácticas de defensa y/o ataque, así como podemos llamarlo solo para una sola jugadora, que pero es determinante para el desarrollo del juego (como la colocadora). También podemos hacer descansar nuestro equipo si hemos jugado una secuencia muy larga y la perdimos, o reunirlas para animarlas así como para animar a una jugadora que se está estrenando en la liga y/o en la categoría.

Que hay que evitar cuando llamas un tiempo muerto?

  • Hablar mucho y rápido. Mejor usar palabras clave y directos al grano
  • Desmotivar tu equipo (WTF??)
  • Dar indicaciones técnicas: por mucho que le digas como poner la muñeca o el brazo, de un oído le entra y del otro le sale en este momento. Deja la técnica para los entrenamientos y céntrate en la táctica.
  • Quedarse callados (puedes intentarlo con los chicos, pero nunca con las chicas!!)
  • Perder tiempo con palabras inútiles, mejor centrate en situaciones de juego 

Que hay que decir cuando llamas un tiempo muerto?

  • Dar indicaciones tácticas sobre puntos débiles del equipo contrario (finta en ese lugar, su defensa deja esa posición descubierta, solo salta una al bloqueo, etc.) sobre todo porque no todas las jugadoras tienen capacidad de “leer” un partido y no se enteran de la mitad de las cosas que pasan en el otro equipo. Ayudales a encontrar la solución;
  • Eliminar el nervioso de una jugadora o de todo el equipo, como indicamos en el articulo especifico;
  • Ayudar la colocadora en la elección de la distribución (cuando está adelante de un modo, cuando está atrás de otro)
  • Indicar las receptoras débiles así como las adversarias que defienden peor;
  • Utilizar palabras clave que refuerzan el grupo;
  • E SCU CHAR las jugadoras: a veces no hace falta hablar, sino todo lo contrario. En campo pasan cosas que no entendemos aún estando a pocos metros de ellas. Pero entre ellas hablan y tú no recibes esta información. Si ves que hablan mucho, llama un tiempo muerto para saber que pasa (igual ellas están adaptando la táctica a los cambios adversarios)

Deja un comentario